SAKUSKIYAS


Por fin, después de las vacaciones navideñas y tras un ajetreado mes de enero, pongo una recetita y es ésta en concreto puesto que algunas amigas del blog me la han pedido. Aprovechando que se acerca San Valentín, he pensado en esta dulce merienda para dar una pequeña sorpresa a tu pareja, ya que en vez de darle forma de rosquilla le daremos forma de corazón. 

Las sakuskiyas, crullers franceses o rosquillas de San Froilán, son dulces de origen incierto (alemán, francés, incluso español) que se suelen tomar en Alemania el martes de carnaval, en León (España) para celebrar la festividad de San Froilán, en Francia donde es muy solicitado, etc. En Madrid, lo podemos encontrar en la pastelería Mallorca; son muy populares y demandados. Son un pequeño y exquisito bocado, una delicatessen.

Las sakuskiyas propiamente dichas son las que veis en la foto recubiertas de glasa. Las otras, las cubiertas con chocolate, son una alternativa que yo he imaginado y, según mi marido, están aún más buenas que las originales.

Podemos hacerlas con o SIN AZÚCAR, sustituyendo el azúcar por tagatosa y el chocolate estandar por chocolate negro sin azúcares y la glasa por sirope de agave.

La receta que os propongo a continuación es para que salga unas 30 sakuskiyas.


INGREDIENTES PARA LA MASA

- 250 g de harina de trigo
- 500 ml de leche
- 50 g de mantequilla sin sal
- 2 cucharadas soperas de azúcar común (o 1 cucharada sopera de tagatosa)
- 3 huevos
- 2 cucharaditas de levadura Royal
- La semilla de una vaina de vainilla (podéis adquirirla en Mercadona, por ejemplo)
- Aceite de girasol para freírlas.


INGREDIENTES PARA LA GLASA

- 150 g de azúcar glass 
- 25 g de agua
- Una cucharadita de mantequilla sin sal




PREPARACIÓN DE LA MASA

1. Ponemos la leche en un cazo junto con las semillas de vainilla, el azúcar y la mantequilla. Dejamos que hierva y retiramos del fuego.




2. Tamizamos la harina mientras se va calentando la leche.




3. Una vez que la mantequilla se haya derretido y dé un primer hervor, retiramos del fuego y ponemos la harina de golpe en el cazo. Con una cuchara de palo movemos nuestra masa enérgicamente hasta conseguir que ésta se separe de los bordes del cazo.



4. Pasamos nuestra masa a un bol grande y dejamos enfriar unos minutos antes de añadirle los huevos.



5. Incorporamos los huevos, uno a uno, a nuestra masa (no añadimos el siguiente hasta que el anterior esté totalmente integrado en la masa). Antes de echar cada huevo lo batimos (uno a uno) ligeramente en un cuenco aparte para que nos resulte más fácil incorporarlos.



Ahora debemos tener un brazo fuerte ya que hay que mover con energía. No desesperéis, porque al principio parecerá que nuestra masa se ha cortado, pero debéis seguir mezclando y ya veréis que los huevos se terminarán integrando perfectamente hasta conseguir una masa lisita y brillante.

SUGERENCIA: Si tenéis un robot de cocina o una Thermomix, podéis utilizarla para integrar los huevos;  debéis seguir los mismos pasos, poniendo la masa en nuestro vaso del robot con el gancho de amasar a velocidad media e, igualmente, echamos los huevos uno a uno. Si lo hacéis con la Thermomix, poned la masa en el vaso y programad a velocidad 4 (no olvidéis lo de incorporar los huevos uno a uno).




6. Cortamos unos cuadraditos de papel de hornear, para poner sobre ellos la masa con nuestra manga pastelera dándole la forma que queramos. Esto nos facilitará echarlas en el aceite a la hora de freírlas, así no tendremos que tocarlas y no perderán su forma.



7. Necesitamos una manga pastelera y una boquilla de estrella ancha. Colocamos la boquilla dentro de nuestra manga y vertemos la masa dentro de la misma. Ya estamos preparados para dar forma a nuestras sakuskiyas.




8. Os aconsejo que friáis la masa una vez elaborada (inmediatamente) para que guarde todas sus propiedades. Yo utilizo un cazo para freírlas, ya que así facilitaremos que las sakuskiyas floten. Ponemos el aceite a calentar a una temperatura media; cuando el aceite esté bien caliente empezamos a freírlas. Las echamos en el aceite con el papel  y éste, con el calor, se despegará solo; entonces, sacaremos el papel  e iremos friéndolas poco a poco. Las sacaremos cuando estén doraditas.





PREPARACIÓN DE LAS COBERTURAS (CHOCOLATE Y GLASA)

1. Como antes os comenté, cubrí algunas con chocolate para darles una textura crujiente por fuera así como un sabor diferente. Utilicé chocolate negro de cobertura que es, a mi gusto, el mejor para esto; lo derretí en el microondas, poco a poco, para evitar que se quemara. Una vez derretido, bañé las sakuskiyas y las dejé escurrir para quitarles el exceso de chocolate.




2. Para preparar la glasa ponemos en un cuenco el agua y la mantequilla, calentamos unos segundos hasta que se derrita la mantequilla y vertemos el azúcar glass hasta que esté totalmente integrada, quedando una textura densa.



3. Bañamos las sakuskiyas y dejamos escurrir en unas rejillas hasta que la glasa se quede durita.



¡¡¡¡Y listas!!!! Et voilà nuestras sakuskiyas... y a disfrutar de una rica merienda.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada